La mafia de las latas: las guardan en alcantarillas o cubos de basura