Macron no es el único: otros políticos que han sufrido bofetones, puñetazos y agresiones en público