El principal sospechoso de la desaparición de Janet Jumillas se acoge a su derecho a no declarar y es enviado a prisión