El zoo de Monterrey tiene dos nuevos inquilinos