Moria, el campamento de los niños perdidos de Europa: Algunos preferirían haber muerto en el mar a llegar a Grecia