La quema del Amazonas, una herida mortal al planeta que acelerará el cambio climático