El presunto asesino de Austria no tenía antecedentes y estaba plenamente integrado