Con 17 años, Noa se dejó morir tras vivir una vida repleta de tragedias