Google y Huawei, un ejemplo de las nuevas guerras sin balas ni bajas