Costa gana las elecciones lusas pero no logra la mayoría absoluta y la ultraderecha irrumpe en la Asamblea