Exclusiva | El interior de la casa okupa de los parricidas de Godella