Una campaña con 600.000 firmas pide que los diputados de esta legislatura fallida renuncien a su indemnización de 7.000 euros