Hacinados en las camas, sentados en el suelo: fotografías exclusivas de la residencia de Lliria