La Iglesia se queda con su tumba: "Solo tenemos derecho al enterramiento"