La herencia envenenada de los Pacheco: han perdido todos los inmuebles de su padre