Los rebrotes provocan una avalancha de cancelaciones en el turismo: 500.000 puestos de trabajo pueden acabar en despido