Las fuertes precipitaciones azotan el nordeste peninsular dejando granizo del tamaño de pelotas de pimpón