La lava de la erupción volcánica de La Palma avanza al ritmo de una persona caminando tranquilamente