Los empresarios de la noche catalana ponen el grito en el cielo: aseguran que no sobrevivirán al cierre del ocio nocturno