El cierre del ocio nocturno provoca una marea de fiestas y botellones en las playas de Barcelona