El aeropuerto de La Palma recupera la operatividad pero sin vuelos: la vía marítima es la única forma de salir de la isla