Esta familia ha “declarado la guerra” al plástico y ni un ápice de él está en su día a día