La familia que tiene pánico a otro confinamiento: viven en 35 metros y a 40 grados de temperatura