El extraño lema que el Partido Popular ha colgado en la sede de Génova