El experimento que evidencia la gran diferencia que supone llevar mascarilla ante el coronavirus