Rivera asume el "mal resultado sin paliativos" y propone que los militantes decidan en un Congreso extraordinario