El hartazgo por unas nuevas elecciones incrementa la abstención, sobre todo, en la izquierda