La OMS reconoce como “enfermedad laboral” el síndrome del trabajador quemado