Viven entre aguas fecales y humedades y temen que su edificio se venga abajo