El dueño de la empresa que llevó a 400 estudiantes a una fiesta en Madrid: "No somos responsables de nada"