Cancelan la boda por el coronavirus y la finca se queda con 750 euros de su señal