La broma de un muerto en su propio entierro: “¡Dejadme salir de aquí!”