El Banco de España advierte de un desabastecimiento mundial: faltan productos y suben los precios