La sentencia de Ana Julia Quezada, completa: prisión permanente e indemnización por daños morales