La alcaldesa de Ochando, el pueblo sin agua potable, no promete resolver el problema