Ágata Ruiz de la Prada vuelve a sus orígenes diseñando un contenedor para su pueblo natal Brea del Tajo