Había un adulto en la casa de Ibiza en la que murió un niño de 11 años