La línea que une a El Escorial con el Valle de los Caídos, separada por "un monte mágico"