Svalbard, el lugar donde está prohibido enterrar a los muertos