Sentinel, la isla maldita: El misionero muerto no es el único asesinato de una tribu