Todo empezó con una secta, ‘Puerta del Cielo’: el suicidio colectivo más grande de Estados Unidos