La secta espiritista de Cádiz que contactaban con el más allá y que la Iglesia censuró