Una empresa coreana ha logrado el reencuentro entre una madre y su hija fallecida de manera virtual