Las apariciones en España comenzaron con los videntes de Espejo, un pueblo alavés