Iker Jiménez: “Yo siempre tomo esta vieja carretera repleta de cadáveres”