“El Moro”, el Perro de los Entierros que olía la muerte en Fernán Nuñez