La simple presencia de Carlos Muñoz hacía con que varios objetos se movieran