La Hermandad de la Sangre de Cristo lleva más de 800 años recogiendo cadáveres