Extrañas apariciones tienen en vilo a los investigadores de EEUU