Javier Narch, y la prueba del billete